Para preparar una oposición se puede optar por distintas fórmulas:

  1. Libre: El opositor consigue un temario de alguna academia que prepare oposiciones, lo elabora él mismo u opta por una fórmula mixta (se puede hacer con algunos temas que luego completa él mismo).
  1. De manera guiada: Con un preparador o matriculándose en alguna academia de preparación presencial. Quizás la segunda opción sea la más recomendable, ya que los preparadores ofrecen conocimientos previos que, de otra forma, el alumno no podrá adquirir. Algunos preparados o academias proporcionan el temario a los alumnos, mientras que en otros es el propio alumno el que va elaborándolos bajo la supervisión del tutor.